Triste noticia para el autismo mundial: Falleció Theo Peeters, el recuerdo y agradecimiento

Theo_Peeters_placa.jpg
Theo Peeters, el filósofo virtuoso del autismo, ya no está con nosotros. Su fallecimiento es un golpe reformulador a la comprensión del autismo por dentro para ver a la persona y al mundo desde la naturaleza humana. Theo nos trasmitió a los padres de personas con TEA el sentido de la vida de nuestros hijos, y por eso vale la pena nuestra paternidad. Lo que se quiera saber acerca de su profesión, sus libros y su legado para la causa del autismo se encuentra a disposición en internet.

Recuerdo el primer encuentro, mientras trabajaba en Europa en 1994, que le planteé la autoagresión de Ignacio, mi hijo. Luego, en el Congreso de Barcelona en 1996, lo tuvimos como vecino de stand y pude contarle todo lo de Ignacio. Me desconcertó porque me hablaba de la “paz normal” de Ignacio y de los mecanismos de distensión para el camino a la bonanza con la complicidad de los padres. Continuamente aseveraba que los padres son los expertos y especialistas del autismo de sus hijos.

El 3 de mayo de 1996, primer día del Congreso en Barcelona, le comenté a Ángel Rivière la conversación con Theo; me dijo: “Vamos a escuchar ahora la conferencia de Theo”. Cuando terminó la exposición, Rivière me comentó, conmovido:“La conferencia de Theo fue una enseñanza, me llegó hasta las entrañas…”. Pero el mayor voltaje de emoción para mí fue cuando Rivière me dijo:“Vamos a juntarnos a tomar una copa con Theo y quiero que me acompañes”; siempre agradezco a la vida aquel momento que fueron varias horas compartiendo tanto conocimiento humano.

Sin duda, Theo conocía como nadie el alma de la persona con autismo. En esos tiempos, APAdeA no disponía de recursos para traer a alguna estrella del conocimiento a la Argentina, era con el aporte personal nuestro y alguna que otra escasa ayuda. Theo aceptó estas condiciones y vino a trabajar a APAdeA con Hilde de Clercqen 1999, dictó capacitaciones para padres y profesionales, atendió a familias y obviamente a personas con autismo. Provocó la concurrencia de profesionales y padres de varios países latinoamericanos y firmó el Manifiesto de Autismo del Río de la Plata en Buenos Aires. Lo tuvimos 15 días con nosotros disfrutando cada cosa que nos dejó junto a Hilde.

Seguimos encontrándonos, al tiempo de recibir todo el material que fue generando en su obra por el autismo. Fue nuestro consultor y guía en muchas cuestiones que le planteamos. Tuvimos el privilegio de que nos regalara el texto que compone la introducción de nuestro libro ONG: Las asociaciones de padres y los movimientos asociativos en discapacidad, donde también aportó otro común amigo, el británico Adam Feinstein. Fue un cultor de la amistad, los buenos momentos, si bien no parecía afectuoso, siempre nos hacía reflexionar sobre como éramos los argentinos en los sentimientos. Su suavidad, su mirada franca, la paz que trasmitía al expresar su sabiduría y el buen gusto por lo humanohacían que lo sintiéramos muy cerca produciendo un incomparable bienestar.

El agradecimiento como padres de personas con autismo, por hacernos sentir que somos importantes, únicos en este rol de la incumbencia de padres; por su aporte a los profesionales que trabajan con nuestros hijos, dejándoles un decálogo eindicándoles la vocación trascendente para la vida de una persona con TEA y su contribución a las ciencias humanas.

Nuestras condolencias a Hilde y familiares, los acompañamos con silencioso afecto en estos momentos.

Dr. Horacio Joffre Galibert
Fundador APAdeA -Asociación Argentina de Padres de Autistas-
FAdeA -Federación Argentina de Autismo-

DÉJANOS TU COMENTARIO