Superturismo Uruguayo en el Gálvez

El paso de la categoría por el Autódromo de Buenos Aires hizo que más de 15 mil personas los vieran en el Gálvez con aclamación total y asombro

Si bien a nivel sudamericano, el automovilismo argentino lo copa casi todo, el Superturismo Uruguayo ha ganado adeptos, prestigio, notoriedad, posición y potencia durante los últimos tres años. ¿El secreto? Sus motores Cosworth YD británicos. Toda una revolución, del otro lado del Río de La Plata.

El paso del Superturismo Uruguayo por el Autódromo de Buenos Aires fue mucho más que venir a competir en su novena fecha: la potencia de sus motores y la gran variedad de marcas y modelos hizo que más de 15 mil personas los vieran en el Gálvez con aclamación total y asombro.

Más allá de esta carta de presentación, la divisional uruguaya viene con progresos desde hace tiempo. Desde ya contar con dichos motores ingleses no es algo cotidiano para el automovilismo rioplatense, porque en 2015 se animaron al cambio, en busca de igualdad para todos: tienen cuatro cilindros de 2000 cm3, a razón de 225 caballos de fuerza u 8.000 vueltas.

Y ni hablar de modelos que no son cotidianos en nuestro país y sí están en Uruguay: Mazda 2, Hyundai Accent, Geely 515, Halma 2, Mitsubishi Mirage y VW Golf son algunas de las marcas que se imponen.

“Hasta 2014 cada uno se motorizaba sus autos, obviamente dentro del reglamento técnico. Los costos eran más altos, así que los 23 pilotos que había en ese momento decidieron formar un Fideicomiso Administración de ST que salió a buscar la motorización y también proveer nuevas cajas de cambios, ya que las anteriores eran en H. Se optó por una caja SADEV ST82-14 Francesa y luego fueron por los impulsores Cosworth Duratec, lo cual dio paso a un gran desafío”, confió a POPULAR el gerente del Superturismo, Rafael Fernández.

Para el Superturismo Uruguayo, lo que importa es la igualdad y eso se refleja en los motores: “Ya no nos importa la potencia máxima, sino que haya paridad en los equipos. La paridad es una de las reglas de juego de la categoría y la confiabilidad, que no se paren los motores. La experiencia Cosworth es positiva, al punto que tenemos una categoría hermana llamada Clase 2 que también usa esta marca, pero con menos potencia. Hay un millaje importante, ya llegamos a los 100.000 kilómetros”, soltó el gerente, que subrayó la figura del Responsable Técnico del ST, Juan Manuel Ponce De León.

Asimismo, el piloto oficial Toyota Gonzalo Reilly, uno de los que logró el podio en Buenos Aires junto a Fernando Etchegorry, indicó que se emocionó con el cruce del ST a la Argentina y que desde que compite en la división oriental sólo ha visto progresos.

Entonces dijo: “Gustavo De León fue el cerebro del cambio de motores y logramos paridad y potencia muy linda. Las cajas de cambio son de última generación y estamos haciendo casi los mismos tiempos que los autos de los TN Clase 2 argentinos. Hemos alcanzado una paridad tan grande, de llegar a 20 autos en un mismo segundo. En nuestro caso, fue espectacular que Toyota decidiera llegar a la categoría y con esta fuerza, es genial”.

Por último, Fernández agregó que ven muy cercano un regreso del Superturismo a la Argentina y que se evalúa competir en circuitos cercanos al país vecino, como Concepción del Uruguay y Concordia, pero no descartan ir a un renovado circuito bonaerense: “Por geografía, vemos potable la opción de ir a San Nicolás, está muy lindo ese trazado, nos gusta. Igual consideraremos como fechas a las ciudades entrerrianas y por qué no a Buenos Aires nuevamente”.

DÉJANOS TU COMENTARIO