Le roban la camioneta 4×4 y se la modifican para correr “Jeepeadas”

Una camioneta todoterreno que había sido robada el año pasado, fue recuperada pero convertida en un vehículo 4×4 preparado para las “jeepeadas”. El propietario, un productor rural, dijo que la adquirió a cambio de cinco vacas.

Ocho meses trabajó la Policía para poder recuperar la Toyota Hilux 4×4 modelo 2000 que había sido robada del frente de la vivienda de su propietario, en Campo Grande, en la noche del 5 de mayo de 2017.

Una camioneta todoterreno que había sido robada el año pasado, fue recuperada pero convertida en un precario vehículo 4×4.

La investigación rápidamente se orientó hacia la zona de San Vicente porque las cámaras de seguridad de la Policía ubicadas sobre la ruta 14 constataron a las 2.30 del día siguiente el paso de la camioneta hacia el Norte, escoltada por otro vehículo.

Tras descartar algunas hipótesis, los investigadores pusieron el foco sobre los “jeeperos”, gente que se dedica a armar vehículos todoterreno para competir en duras pruebas en agrestes circuitos off road de la zona Norte de Misiones.

En esos desafíos predominan los fosos llenos de barro, el tránsito por el cauce de los arroyos y otros lugares casi imposibles en los que se pone a prueba el medio mecánico y las aptitudes de conducción de los propietarios.

Los policías que trabajaban en el caso buscaron vincularse con los “jeeperos” y obtuvieron algunos datos que resultaron clave para hallar los restos de la Hilux modelo 2000 robada el año pasado.

El robo había ocurrido en mayo del año pasado. La 4×4 apareció en Picada Maderil, una zona rural ubicada a ocho kilómetros de San Vicente.

Hace dos meses, la Justicia allanó una serie de talleres mecánicos que se dedicaban a “cortar” autos, camionetas y camiones robados en Argentina y Brasil. El comerciante que había preparado la Toyota para las competencias de “jeeperos” advirtió que también podía caer en la redada judicial y salió a desprenderse del vehículo, dijeron voceros policiales.

La camioneta, o lo que quedaba de ella, fue adquirida por un chacarero de Picada Maderil, una zona rural ubicada a ocho kilómetros de San Vicente. El hombre contó que adquirió el vehículo a cambio de cinco vacas. Y que nunca hizo los trámites de transferencia porque pensaba usarlo para circular dentro de su chacra.

El actual propietario, un productor rural, dijo que la adquirió a cambio de cinco vacas.

Los policías constataron que el número de chasis había sido tapado con una planchuela metálica y que el dominio colocado correspondía a un vehículo dado de baja en Buenos Aires. El motor había sido repintado para tapar la numeración.

De la camioneta original sólo quedaba el chasis con el motor, las ruedas, torpedo con los relojes y volante, y las butacas. El resto de la carrocería había desaparecido.

Los agentes terminaron de corroborar que se trataba de la camioneta robada cuando la pusieron en marcha con la llave que le había proporcionado la víctima del robo.

DÉJANOS TU COMENTARIO