Francisco encabezó el Via Crucis por sexta vez en el Coliseo de Roma

El Papa dio un mensaje de esperanza a la vez que reflexionó sobre la vergüenza ante 20 mil personas.

Francisco lideró con sus palabras el Via Crucis frente al Coliseo de Roma este Viernes Santo como parte de las ceremonias de Semana Santa hasta llegar al domingo de Pascua.

El Papa expresó su “vergüenza” porque “tantas personas, y también algunos de tus ministros, se dejaron engañar por la ambición y por la vanagloria perdiendo su dignidad y su primer amor”.

“Nuestras generaciones están dejando a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras; un mundo devorado por el egoísmo en el que los jóvenes, los pequeños, los enfermos, los ancianos, son marginados”, lamentó.

Las 14 meditaciones del Via Crucis de 2018 fueron escritas por un grupo de 15 alumnos de una escuela pública de Italia coordinados por el Profesor Andrea Monda.

En ellas se puede ver que los autores imaginaron ser testigos oculares de la Pasión de Cristo y plantearon sus interrogantes sobre el mundo en el que viven.

Francisco lideró la ceremonia a partir de las 21 hora italiana tras ser recibido por la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, y una multitud de más de 20 mil personas en el Coliseo.

Pese a la vergüenza, Francisco se refirió también a la esperanza “porque tantos misioneros y misioneras continúan, todavía hoy, desafiando la adormecida conciencia de la humanidad, arriesgando la vida para servir a los pobres, los descartados, los inmigrantes, los invisibles, los explotados, los enfermos y los presos”.

Las ceremonias comenzaron en la basílica de San Pedro, donde, postrado tres minutos en silencio en el piso, Francisco llevó a cabo la primera parte de los oficios religiosos del Viernes Santo.

DÉJANOS TU COMENTARIO