Desde pan y chicle hasta auriculares y tornillos: ¿qué se introdujeron los yankees en el cuerpo este 2017?

El conteo más incómodo del año ya está publicado y nadie quedó bien parado por el mal uso de pilas, juguetes, monedas y hasta un anzuelo.

De todos los conteos de fin de año, el de las rarezas que los estadounidenses se introdujeron en el cuerpo durante 2017 debe ser el más incómodo para leer, y mucho más para experimentar.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (NEISS sus siglas en inglés) publicó esta semana cuáles fueron los objetos que más vistos incrustados en el cuerpo humano en las salas de emergencias de todo el país norteamericano.

En el caso de los oídos, los médicos tuvieron que extraer pan, pilas, horquillas, plastilina, un poroto, el ojo de un muñeco (el otro estaba en la nariz), la paja de una escoba, la punta de un lápiz, el tallo de una flor de plástico y agua de lluvia.

Algunos, más creativos, fueron directo a la nariz con chicles, juguetes de plástico (uno en cada narina), un imán en cada orificio, una moneda, una bola de pelos, envoltorio de caramelo, un globo y una tetina de mamadera.

Las personas que se tragaron cosas y terminaron con la garganta en llamas se metieron desde un alfiler de gancho hasta el termómetro de un acuario pasando por un dije, la llave de un diario (que debía ser muy comprometedor) y tres chinches de plástico (para ganar una apuesta de 15 dólares).

También hubo quien se atragantó con sémola o semillas, como puede ocurrir al comer rápido.

Los más audaces intentaron sin éxito explorar sus partes pudendas con objetos y acabaron en la guardia por tener, por ejemplo, un tornillo o un “juguete puntiagudo” en el miembro viril. Hubo quien “se metió un clip por la uretra y atravesó el tallo del pene”, lo que es muy peligroso.

Las mujeres no se quedaron atrás en la exploración de la vagina, pero las tapas de desodorante, los chupetines, auriculares, candelabros, el tapón de una botella o un anillo para el pene “con picos” probaron ser malas elecciones o el resultado de accidentes íntimos.

Los médicos también tuvieron que intervenir a pacientes por obstrucciones en el recto como resultado de introducirse cosas como una pelota de golf, un frasco de aerosol, botellas de todo tipo, un destornillador, un misil de juguete, un cepillo de dientes, otro de pelo, y pilas: de las AAA, de las AA y hasta una D.

DÉJANOS TU COMENTARIO