Cuatro detenidos por el homicidio del empresario de Bernal

Con estas cuatro detenciones, la policía entiende que desbarató a la banda que mató al empresario durante una entradera en su casa de Bernal, cuando la víctima regresaba de pasar unos días en Punta del Este

Cuatro hombres fueron detenidos como sospechosos del crimen del empresario Abel Leonardo Espósito, quien fue torturado y asesinado por delincuentes durante una entradera en su casa de la localidad bonaerense de Bernal, cuando regresaba de pasar unos días en la ciudad uruguaya de Punta del Este.

Para detener a los delincuentes, que se suman a otros tres que ya habían sido apresados días después del hecho, los investigadores allanaron un pub ubicado en avenida Córdoba al 4000 de la Ciudad de Buenos Aires, el cual se presume que fue abierto con el dinero conseguido en asaltos anteriores.

Fuentes policiales informaron que la banda fue desbaratada luego de varios procedimientos que efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Quilmes realizaron en Avellaneda, La Matanza y Capital Federal, luego de analizar escuchas telefónicas y cámaras de seguridad.

Con esos elementos, se determinó que una de las integrantes de la organización tenía un tatuaje del Gauchito Gil en uno de sus hombros, tras lo cual la identificaron en las redes sociales. Luego hicieron lo propio con el resto, por lo que el fiscal Leonardo Sarra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Quilmes, dispuso una serie de allanamientos.

Uno de los operativos se realizó en el pub denominado “Baires After Hour” y en un departamento ubicado en Avenida del Libertador al 7700 de Capital Federal. Otros procedimientos se dieron en una vivienda en Ricardo Gutiérrez al 1600 de Avellaneda y una clínica de Ramos Mejía, donde uno de los sospechosos estaba internado por un cuadro de pancreatitis.

En los allanamientos fueron apresados la joven de 20 años, conocida como “Chiky”, dos jóvenes de 21, uno de ellos apodado “Barraco”, así como el delincuente que se encontraba internado, que tiene 24. Además, incautaron una camioneta Land Rover en la que se movilizaba la banda.

El crimen del empresario Espósito, de 51 años, ocurrió pasada la medianoche del 7 de enero, cuando el hombre fue sorprendido al entrar por el garaje a su chalet, tras regresar sólo de Punta del Este, donde vacacionaba con su familia. El empresario fue atado con precintos plásticos al igual que su empleada doméstica, quien contó que los ladrones le exigían un maletín que él negaba tener. Tras recorrer la casa en su búsqueda, los delincuentes llevaron al hombre hasta un baño de la casa, le ataron un toallón alrededor del cuello y le arrojaron agua a modo de tortura, lo que terminó por asfixiarlo. Luego, la banda huyó sin llevarse nada.

DÉJANOS TU COMENTARIO