A un nene víctima de bullying le quebraron la nariz en una escuela de Salta

Tiene 11 años y sufre agresiones desde hace tres años. La familia denuncia que los directivos de la institución nunca abordaron el tema en serio.

Golpes, empujones y burlas. Eso es lo que recibe casi a diario Jeremías, un nene de 11 años, por parte de sus compañeros. Pero el 1º de junio las agresiones fueron mucho más allá. A la salida de la escuela,le rompieron la nariz y lo tuvieron que operar.

Jeremías estudia en la escuela Alejandro Gauffín del barrio salteño de San Remo y desde hace tres años la familia viene planteando que el nene sufre bullying pero, según señalan, las autoridades educativas nunca abordaron en serio el tema. Tras la última agresión, que hospitalizó al alumno de 11 años, se radicó la denuncia ante la Policía y el Ministerio de Educación de Salta.

Los familiares del nene radicaron una denuncia ante la Policía y el Ministerio de Educación de Salta.

Los familiares del nene radicaron una denuncia ante la Policía y el Ministerio de Educación de Salta.

“El jueves 31 (de mayo) me llamaron a la casa diciendo que mi hijo fue golpeado en la escuela por dos compañeritos, cuando llegué me atendió la vice, me dijo que tenía golpes en el brazo y en la boca. Me dio el papel del seguro médico pero figuraba que se había caído en educación física. Eso me enojó mucho como padre porque no coincidía con lo que realmente había pasado”, relató Hernán Morales, el padre de Jeremías, al diario El Tribuno.

Al día siguiente, alrededor de las 18.30, el hombre recibió otro llamado, esta vez de la Policía. Lorena Pérez, mamá del nene, salió corriendo y encontró a su hijo en la camilla de la salita ensangrentado. El compañero que lo molesta desde hace un año lo esperó a la salida y le propinó golpes de puño y rodillazos en la cara, que terminaron por romperle la nariz.

Ese viernes por la noche, la abuela de Jeremías, Marina Maraz, lo llevó al hospital Papa Francisco, donde le hicieron una primera placa que mostró la fractura. Como habían hecho denuncia policial los mandaron al médico de la Policía, en la zona norte, que finalmente no encontraron, retornando a la casa a medianoche.

Al otro día, un médico confirmó la fractura, pero como estaba muy inflamada la zona había que dejar que se desinflame un poco. El lunes se realizó otra placa de control y el viernes siguiente el médico confirmó que era para cirugía.

Lorena recordó que entonces le comentó al médico lo que le dijeron que en la escuela: que “los golpes por peleas” no eran cubiertos por el seguro de salud escolar, pero el profesional le respondió que no era así, que él iba a operar al niño por medio del seguro en una clínica, que se quedara tranquila. Y así fue.

“La escuela encubre los casos de violencia, nos dicen que por ayudarnos ponen en el seguro otra cosa (por ejemplo, golpes en educación física), de esta forma los conflictos no quedan asentados en el legajo ni en ninguna parte”, reclamó Cecilia Pérez, una tía.

Según los familiares de Jeremías, las agresiones comenzaron con insultos y degradaciones, como “gordo”, y luego siguieron con violencia física.

El año pasado, por lo menos ocho veces ocupó el seguro escolar por supuestas caídas. “Mi sobrino tiembla de miedo, alguien le toca la espalda y empieza a temblar”, relató Cecilia.

DÉJANOS TU COMENTARIO